PARA FRANCÓFILOS
JE TE SUIVRAI EN SIBÉRIE
(Te seguiré hasta en Siberia)

Resumen/Sinopsis:

Después de Marie Curie y de Simone de Beauvoir, Irène Frain nos descubre ahora a una heroína que ha encandilado a los románticos: Pauline Geuble, una rebelde enamorada de un insurgente Decembrista.

Tras seguir sus huellas en Rusia, Irène Frain regresó obsesionada por una mujer excepcional, de un valor sin igual, y que sorprende por su fuerza y su pasión.
Pauline es de estas mujeres que dejan una huella imborrable.

Haciendo gala de una valentía increíble, Pauline deja atrás su Lorena natal en Francia a finales de la época napoleónica, para ir a Moscú donde se coloca como vendedora de modas. Es entonces cuando empieza a cortejarla un rico aristócrata. Ivan Annenkov es un ferviente admirador de la conocida como France des Lumières (la Ilustración o Siglo de las Luces) así como un adversario acérrimo de la servidumbre. Forma parte de una sociedad secreta que sueña con derrocar al Zar. El complot fracasa, y los Decembristas son deportados a Siberia. Ivan hubiera muerto en el olvido si Pauline, así como las otras siete mujeres de los detenidos, no hubiera decidido seguirle. El pequeño grupo, que acabará siendo legendario, apoya tanto a los conspiradores, que estos levantan la cabeza y fundan tras los muros de su prisión, una mini república a la francesa.
¿Quién era exactamente esta Pauline que conoció y encandiló a los hombres más famosos de su tiempo, desde Dumas hasta Dostoïevski? Irène Frain ha seguido sus pasos desde Lorraine hasta Transbaïkalie. Ha resucitado su aventura, y nos dibuja con fuego y sensibilidad el retrato de una enamorada muy endiablada.

(fuente: babelio.com)

Valoración:

Lo primero que pensé al cerrar el libro, que de entrada os digo me dio pena acabar, fue “¡cómo es posible que nunca antes oyera hablar de semejante mujer!” ¡Qué historia!

Que nadie piense que aquí se va a encontrar con la típica novela romántica, de amores de salón. No es la historia del príncipe y la plebeya, aunque empiece un poco así.

Irène Frain, que ya me había deleitado con “Devi” (la increíble historia de una conocida mujer bandido en la India), es una reconocida novelista, periodista e historiadora francesa, cuyos libros son siempre una invitación a viajar. Firme defensora de los derechos humanos y de la mujer, especialmente en el Tercer Mundo.

No me sorprende, por tanto, que haya escogido este personaje como protagonista de su libro.
Te seguiré hasta en Siberia es exactamente eso, un viaje a través de Rusia, desde Moscú hasta lo más profundo de la feroz Siberia, por amor.

Narrada con una sensibilidad y una maestría únicas, Irène Frain nos descubre a una mujer extraordinaria, que pasó de ser una perfecta desconocida de un pequeño pueblo de la Lorena francesa, a codearse con lo más granado de la alta sociedad rusa de finales del siglo XIX.

Estamos en los años 1825, Pauline Geuble, una pequeña modista francesa, tras vivir una dura infancia y peor adolescencia en Francia, decide probar suerte en el mundo de la moda en Rusia. Trabaja como modista en una conocida casa de modas en Moscú, y allí conoce a Ivan Annenkov, un conocido y acaudalado aristócrata. No vamos a quedarnos en lo banal y decir que “surgió el amor”, fue más bien una explosión, un flechazo en toda regla.

Pero Ivan no lleva una vida tranquila, está conspirando contra el Zar, Nicolás I, y junto con otros insurgentes, forma parte de la famosa Revuelta Decembrista de aquél fatídico 26 de diciembre 1825.
Fue arrestado, junto con otros 3.000 soldados. Muchos fueron fusilados. Ivan fue deportado a Siberia, el Zar decidió condenarlo al olvido definitivo, y lo mandó junto con otros revolucionarios, al lugar más recóndito de Siberia, Irkutsk (a la prisión de Tchita).

Pauline, que estaba entonces embarazada, decidió que no podía quedarse en Moscú a esperar un perdón que probablemente jamás llegaría. Se armó de valor, y le siguió.

Así empieza un periplo absolutamente increíble, fuera de cualquier norma, algo realmente salvaje para una mujer de aquella época. Con toda su garra, con la fuerza que da el amor, y el empuje de un hijo que está por nacer, la veremos organizar un viaje peligrosísimo, y vamos a acompañar a Pauline, y a otras siete mujeres todas ellas tan valientes, hermosas y resueltas como ella, en un éxodo asombroso. Todas siguieron a sus maridos en el exilio. Pauline era la única que no estaba oficialmente casada, por ello le costó el doble o el triple que a las demás conseguir los permisos necesarios para seguir a su amado.

Lo que vivió, lo que sufrió, lo que vio, todo eso os dejo que lo descubráis en este magnífico libro, incluidos los encuentros con Alexandre Dumas, Fiódor Dostoïevski y hasta el mismísimo Zar Nicolás I. Realmente merece la pena.

Pauline e Ivan fueron unos héroes, de su tiempo. Cayeron en el olvido, voluntario o no. Hoy, vuelven a vivir gracias a la magnífica pluma de Irène Frain.

Detalles

Autor: Irène Frain
Editorial: Éditions Paulsen
Número de páginas: 477

Este sitio web usa cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua la navegación, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar