El libro de los Baltimore

Resumen/Sinopsis:

«Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman-de-Baltimore.»

Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore.
Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia. Entre los recuerdos de su juventud revive la fascinación que sintió desde niño por los Baltimore, que encarnaban la América patricia con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre. (fuente: quelibroleo.com)

Valoración:

Tenemos aquí un libro delicioso. Sí, es un «puro Joël Dicker«, es decir un libro en el que vamos a encontrar misterio y emoción a raudales. El autor vuelve a manejar, con gran maestría, los tiempos y las fechas. La novela arranca en 2012, y nos nos volvemos a encontrar con Marcus Goldman, a quien habíamos dejado en la anterior novela «La verdad sobre el caso Harry Quebert». Aclaro que no es en absoluto necesario haber leído la anterior novela para entender ésta. Simplemente tenemos al mismo personaje, escritor, hasta ahí la coincidencia, pues se tratan de dos historias totalmente diferentes.

Arrancamos en 2012, momento en que Marcus se encuentra retirado en una casa tranquila para poder escribir un nuevo libro, y vamos a ir viajando en continuos flash-back  hacia el pasado, a los años 90. De entrada, sabemos que ha habido un Drama, es la primera migaja de información que Dicker nos suelta por el camino, suficiente para engancharnos. Obviamente, queremos saber qué ha pasado, cuál ha sido ese Drama, ya que desde el principio intuimos que algo gordo ha sucedido, y ese dramón es el que condiciona a todos los personajes.

Conoceremos a los encantadores tíos de Marcus, Anita y Saul, y a sus primos Hillel y Woody. Este último, es el añadido de la familia. Un chiquillo rebelde y que lleva mala vida, que pronto será adoptado por Anita y Saul pasando a formar parte de los Goldman de Baltimore, clan mucho más culto y atractivo que los Goldman de Montclair (al que pertenece Marcus) que siempre se siente en inferioridad y acomplejado. ¿Por qué? Pues porque los Goldman de Baltimore, a sus ojos, lo tienen todo. Al menos todo lo que él no tiene: una casa bonita, estatus, dinero, comodidades, un coche bonito, vacaciones de ensueño… Marcus se las arregla para pasar con ellos todo el tiempo posible, llegando incluso hasta sentir vergüenza de su propia familia.

Joel Dicker maneja con gran habilidad la frágil psique juvenil, que se deja fácilmente deslumbrar por las apariencias. Recorremos así los años de la infancia y juventud de los primos Goldman, a quien se ha sumado la encantadora Alexandra Neville que enamora a los tres primos y los trae de cabeza.

No tenemos aquí una novela con trama policial, aunque hay tensión, intriga y sobre todo ese enganche tan característico del autor, que nos va soltando la información con cuenta gotas, para mantenernos siempre enganchados y con ganas de saber más. He de decir que lo logra de forma soberbia. Se trata de una novela sobre la amistad, con una gran intriga familiar, donde el autor ha trabajado mucho la personalidad de cada uno de los personajes. Descubrimos una amistad a prueba de bomba entre los tres primos, aunque con su dosis de engaños. Una fraternidad absoluta entre Hillel y Woody, que los llevará a luchar contra el bullying en el colegio (por cierto, notoria la importancia que le concede el autor a este aspecto de la vida de sus protagonistas), y contra la violencia de género más adelante.

Vemos crecer a los muchachos, les vemos madurar, vivir sus experiencias, todo ello en un ambiente apacible y con un estilo de vida muy americano, que el autor acierta a describir con mucho talento. Sin ser un thriller, como hemos dicho antes, es un libro con intriga, con tensión constante, con finales de capítulo que nos dejan con ganas de seguir para saber «qué pasó» y sobre todo cual es ese Drama, con mayúscula, que hizo que todo cambiara irremediablemente.

Cuando por fin lo descubrimos, os puedo asegurar que el lector se queda con la boca abierta.

No vamos a destripar más. El libro merece la pena. Hay quien opina que «La verdad sobre el caso Harry Quebert» es mucho mejor novela. No estoy de acuerdo, son totalmente diferentes y no pueden ser comparadas. Incluso yo diría que me ha llegado mucho más ésta, sobre los Baltimore. Los personajes están muy cuidados, con una personalidad muy marcada y bien trabajada,  tanto que llegan a encandilarnos, los sentimos cercanos y casi de la familia.

Me ha gustado la forma de tratar la envidia, esa que sentimos siendo niños cuando nuestros amigos del colegio tienen mejores cosas que nosotros. La vergüenza al pensar que uno no está a la altura, o cuando tus padres tienen un coche viejo y los padres de tu mejor amigo tienen un BMW nuevo y reluciente, cuando no te atreves a invitar a tu mejor amigo a casa porque no quieres que vea donde vives… Tantos aspectos materiales y superficiales que condicionan nuestra infancia, y que solo cuando la vida nos echa encima la dosis de madurez suficiente, somos capaces de superar. Aplaudo a Joel Dicker por esa velada crítica tan bien llevada.

Un libro muy entretenido, que no defrauda, y que os gustará.

Detalles

Autor: Joel Dicker
Editorial: Alfaguara
Número de páginas: 488